La QRPedia y el caso de Monmouth

Monmouthpedia-2

Uno de los pioneros en el uso de códigos QR dinámicos fue la QRpedia, facilita un QR Code, utilizado sobre todo en museos, que te permite ver un contenido específico de la Wikipedia en tu propio idioma.

Sitios como el Museo de los Niños de Indianápolis, el espacio museístico infantil más grande del mundo; la Fundación Joan Miró, dedicada al gran artista catalán; el Derby Museum and Art Gallery, museo histórico de Inglaterra y un largo etcétera, usan este sistema para que sus visitantes obtengan información en su idioma a través de códigos QR.

Como dicen nuestros amigos Alvy y Nacho de Microsiervos, es un enlace desde “el Mundo Real”.

El caso de Monmouth

Para muestra, un botón. Un pequeñito pueblo de Gales con el nombre de Monmouth ha querido ser de los primeros en ofrecer información turística de sus monumentos y puntos de interés a través de este sistema.

Para ello se han instalado unas 1000 placas en todo el pueblo y se han escrito unos 500 nuevos artículos en la Wikipedia.  Además, para rizar el rizo, también lo podrán leer los que no tienen tarifa de datos, puesto que han instalado acceso a Internet mediante Wifi.

Todo pinta excelente hasta que hacemos la prueba con el código QR de la fotografía. Lamentablemente no encontramos el contenido en español. Así  que esperaremos que algún buen samaritano que conozca Monmouth y domine la lengua de Cervantes, lo incluya en la Wikipedia. 

Y ya es mala suerte porque según cuentan las fuentes se han traducido 500 artículos a 25 idiomas diferentes para ser el primer pueblo “Wikipedizado”. Como siempre sigue vigente la ley de Murphy.

Siguiendo con nuestra investigación, encontramos un artículo en Marketing Directo donde nos enseñaban más y mejores fotos. Nuestra curiosidad insana nos llevó de nuevo a escanear el código QR con el mismo resultado que el anterior. No está disponible en español.

En esta segunda ocasión nos extrañó aún más haciéndonos dudar si la Monmouthpedia se había olvidado de introducir entre los 25 idiomas seleccionados uno de los más hablados en el mundo. Para averiguarlo nos fuimos al bar, dónde todos saben que es de los mejores sitios en los pueblos para enterarte de las cosas, y escaneamos a la rubia de la barra para recoger más datos. 

Pues dicho y hecho, pero no conseguimos resultados. Esta acción solo nos condujo a una nueva duda. El lector de QR veía borroso este código y no era capaz de leerlo. No obstante no quisimos entrar en las pesquisas si verdaderamente los bares afectan de igual modo a las personas y a los QR codes cuando pasan determinado tiempo dentro.


Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on LinkedInShare on Google+