Cumplimos un año… sin haber llevado pañales

cumpleaños_ideanto

El 24 de marzo de 2011 el notario nos miraba con un poco de “¡ay pobres dónde se meten!” y un mucho de hambre habida cuenta de lo tardío de la hora.

Lo que el fedatario no sabía es que a la suma de ganas que se le presupone a cualquier empresa, Ideanto veía la luz con el aval de los años de experiencia de sus socios en un campo, el de la comunicación offline y online, trufado de chamanes del verbo dispuestos a vender su alma por un puñado de monedas de plata.

Al primer cliente le sucedió el segundo, y como no hay dos sin tres, pronto varias empresas confiaron en nosotros. Sin ellas nunca podríamos haber crecido y por ello, de corazón, siempre hemos agradecido su confianza dándoles un poquito más. Una gota extra de sudor para que el trabajo compensase su apuesta al dar la oportunidad a una empresa tan bisoña.

Pasaron los meses y del piso pasamos a la oficina, y de ser tres a ser cuatro, a participar cinco, a hacer hueco para el sexto, mandar al séptimo a dar clase y sumar a un octavo miembro capaz de vender agua en Loja.

Y como no era cuestión de dejar pasar por alto la ocasión, pese a que no tocó el décimo de Lotería de Navidad que compartimos con nuestros seguidores, el pasado viernes comimos y bebimos a la salud de todos vosotros. Brindamos por nuestros clientes, nuestros amigos de las redes sociales, por nosotros mismos… y si dejamos de brindar fue porque ya nos cerraban el bar :-)

No queremos escribir unas memorias –con un año tampoco es plan- así que no nos vamos a extender más. Eso sí, prometemos seguir dando mucha guerra porque con el equipo tan bueno que hemos formado en Ideanto, no tenemos más remedio que parafrasear a Buzz Lightyear en aquello de “hasta el infinito… y más allá”.

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on LinkedInShare on Google+